You are currently browsing the category archive for the ‘Varios’ category.

Eso es lo que sentí, en los primeros 15 minutos de “The Reaping”, película que está hace un rato en cartelera. Me sentí sumamente ofendida con la imagen de Chile, Conce para ser específica, que el director transmitió: pobre, tercermundista, crédulo.

 

Y cuando le conté a la Fran me preguntó si era como la imagen que tenemos de los peruanos y claro que si, y terminé haciéndome cargo de mis prejuicios, porque con que cara me molesto con un gringo que vive al otro lado del mundo y yo vivo prejuciada de mis vecinos. Claro, porque si en vez de poner “Concepción, Chile”, el director pone “Chimbote, Perú” yo me quedo de lo más tranquila, sin mayor cuestionamiento. Así que la moraleja de hoy, es ojo con los prejuicios.

 

Y la Fran también me dijo, que esa rabia que sentí, es la misma que siente cuando en las noticias aparecen los entrevistados de Puerto Aysén, Puerto Chacabuco, y su tierra Coihayque, puros campesinos, manteniendo asi el imaginario que más allá de puerto montt (o santiago dirán algunos) no hay ciudad.

Advertisements


Hoy por el diario me he enterado que este 31 de marzo ha muerto Paul Watzlawick. El primer libro que leí de este teórico comunicacional fue “el arte de amargarse la vida”, excelente manual que comparto hoy con ustedes.

Watzlawick nos dice que hay dos formas de llevar una vida amargada: la primera es dejándose arrastrar por las circunstancias de la vida y el otro es hacerlo completamente a propósito y agrega: “Llevar una vida amargada lo puede cualquiera, pero amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende, no basta tener alguna experiencia personal con un par de contratiempos.” Y este es el objetivo de este manual: “presentar una introducción metódica, fundamental y basada en una experiencia clínica de decenas de años, a los mecanismos más útiles y seguros de la vida amargada.”

Ya hay anuncio del último libro de Harry Potter, placer culpable debo reconocer.

Señoras y señores, nuestro fiel pendrive de 128 mb se ha acogido a feliz retiro. Lo tenemos con Paburochan hace unos 4 años y nunca nos jugó chueco, fueron unas 35 lucas bien invertidas.

Les presento su sustituto, un pendrive que mide menos de la mitad y tiene una capacidad de 1 GB. Nada mal, casi 3 capítulos de Lost ^^

dsc00068.jpg

He cambiado la foto de encabezado del mi modesto blog, a algo más personal, una foto que dice un poco más de mí: es la vista que tengo desde la ventana de mi pieza. Esa calle que se ve, es Avenida Los Carrera, la calle troncal de mi comuna, Quilpué.

 

A la izquierda se ve la punta de la araucaria de mi mamá y el techo de la “sala de estudio/sala de carretes/pieza para las visitas” de mi casa. A la derecha se ve el techo de mi vecino. Al frente hay una micro en el paradero, pero no sabría decir que destino tiene, con esto de “Plan de Transporte Metropolitano del Gran Valparaíso” estoy medio perdida entre los colores y los números.

 

Mas atrás, pero prácticamente indetectable para el ojo forastero, se encuentra el zoológico de Quilpué. De noche, cuando era harto más chica, despertaba y escuchaba a un “monstruo” y me daba mucho miedo. Pude dormir tranquila cuando descubrí que no era un monstruo sino las leonas que estaban a unos kilómetros de mi pieza.

Desde ayer estoy leyendo este libro, cuando lo termine, les cuento que me ha parecido, Por ahora quiero compartir un párrafo de la introducción, que habla sobre la mentalidad trabajólica que afecta a la sociedad actual

“Una muestra escalofriante de lo que puede representar este comportamiento nos la ofrece Japón, donde tienen una palabra, karoshi, que significa “muerte por excesos de trabajo”. Una de las víctimas más famosas de la karoshi fue Kamei Shuji, un agente de bolsa superdotado que, durante la prosperidad del mercado de valores a finales de los años ochenta, trabajaba noventa horas a la semana. La empresa para la que trabajaba pregonaba su hazaña sobrehumana en boletines y opúsculos de adiestramiento, lo convertían en le modelo de oro al que todos los empleados debían aspirar. Sus superiores, haciendo una excepción en el protocolo japonés, le pidieron que enseñara a sus colegas de más categoría el arte de la venta, lo cual aumentó todavía más la tensión que soportaban sus hombros trajeados. En 1989, cuando estalló en Japón la burbuja económica, Shuji aumentó el ritmo de trabajo, tratando de promover la actividad del mercado. Murió de repente, en 1990, de un ataque cardíaco. Tenía veintiséis años.” (p. 15)

 

Hoy estando en mi cama, se me ha ocurrido algo para promover la lectura entre mis cercanos. No sé hasta qué punto podré ser persuasiva, pero me dispondré a preguntarle a mis amigos (especialmente aquellos que dicen que les encanta leer, pero que con suerte leen las etiquetas) qué interesante han leído últimamente o si están leyendo algo por estos días.

Mañana me pongo en campaña. A ver como va.

 

Hoy fuimos al Hoyts con Paburochan (vimos The Holiday, para ser comedia romántica, excelente). A la salida, caminamos a la estación y para variar Valparaíso HEDIONDO a orines. Pablín se adelantaba un poco y me decía “acá no respires”, “acá toma un poco de aire”. Si eso no es amor, yo no se que es (L)

Todos tenemos derecho a opinar, algunos con más autoritas que otros y yo sin creeme el cuento de cŕitica de cine, me gustaría aventurarme con algunos nombrecillos, a ver que tal me va ( en una de esas, estoy dando la hora en lo de la psicología cuando mi veta está -claramente- en otra parte)

Y nos fuimos:

  • Actor principal: Quizás en esta categoría debería omitir comentario, porque sólo he visto The Last King of Scotland (excelente) pero se la compro totalmente a Forest por lo que mi voto ciego va para él.
  • Actor de reparto: Yo me iría con Eddie Murphy. Después de ver diamante de sangre me quedo con Djimon Hounsou :). Se lo llevó Alan Arkin
  • Actriz principal: Sin pensarlo dos veces: Helen Mirren. Seca
  • Actriz de reparto: Difícil. Yo se lo daría a Abigail Breslin. Se lo llevó Jennifer Hudson.
  • Dirección de arte: Dreamgirls. Se lo llevó El Laberinto del Fauno
  • Película: No se. Yo creo que me abstengo, la única que no he visto es Letter from Iwo Jima y la verdad es que ninguna de las otras me convence. Y no, no me gustó Babel. O sea no es que no me haya gustado, pero no me tocó, como parece haberle tocado a muchos. Siento que fue más de la misma fórmula de Crash (que sí me gustó). Más de lo mismo.
  • Cinematografía: me encantaría que se lo llevara Children of Men. Se lo llevó El Laberinto del Fauno
  • Vestuario: estoy dividida entre Marie Antoinette y The Devil Wears Prada.
  • Dirección: Lo mismo que Mejor Película.
  • Documental: An Inconvenient Truth (Alguien vio Jesus Camp? ¡¡que miedo!! )
  • Efectos Visuales: Superman Returns. Se lo llevó Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest

De las otras categorías, prefiero abstenerme, argumentando total incompetencia.

Ahora sólo queda esperar y comparar con los resultados

Y se me fue enero, sin hacer mucho, escribiendo casi nada y perdiéndome en el ocio que sé, que por el resto de mi vida voy a extrañar (en la más melodramática).

 

Ultimamente, me ha pasado mucho que antes de quedarme dormida, me dedico a construir interesantes artículos para luego transcribir, pero no sé, me ha dado la inmensa flojera y se me pasan los días, y los artículos que en algún momento estaban súper fresquitos, se vuelven noticia rancia. (También he pensado en actualizar el escrito “sobre mí”, tengo algunas ideas para agregar, por ejemplo, sudoku-adicta, entre otros)

 

Bueno, no quiero que me pase esto con la última película que he ido a ver al cine: Children of Men, traducida como Hijos del Hombre. Me he fijado que ha estado por estos lados (aka V región) dos semanas en cartelera, y ya va en retirada (en mi hoyts llegó directamente a la sala 1 y esta semana, se exhibe en la sala dos (ya me he referido a esta sala en redacciones anteriores, por lo que no vale detenerse más allá: es una pésima sala) Conozco muy poca gente que la ha visto, y éstos han ido porque yo los he animado para ir a verla.

 

Anyway.

 

Lo que yo rescato de esta película, y que siento que es lo que quiso rescatar Cuarón, es que el fondo en este caso es la figura. No siento como “lo” relevante, la trama o el descenlace de esta adaptación de la novela de P. D. James ( que no he leído), sino la mirada a la cierta, cruda y la más de las veces cruel esencia humana en los momentos que se siente amenazada.

 

En la historia de la humanidad, siento que cambia el skin, pero el contenido es el mismo, seguimos, como especie, cometiendo los mismos errores (no quiero entrar en detalles, cuando la vean me van a entender) Una vez leí una frase, que decía algo así como que estábamos destinados a fracasar mientras pensáramos que matando a unos millones de humanos se iban a solucionar los problemas del mundo.

 

Y ese es el mensaje que me llevé conmigo cuando prendieron las luces de la sala. Estamos destinados a cometer los mismos errores, mientras no aprendamos, mientras no luchemos contra nuestra propia naturaleza.